Articles

Bobby «Blue» Bland en Apple Music

Bobby Bland se ganó su duradero estatus de superestrella del blues de la manera más difícil: sin una guitarra, armónica o cualquier otro instrumento al que recurrir. Todo lo que Soso tenía para ofrecer era su magnífica voz, un instrumento tremendamente poderoso en su apogeo temprano, inyectado con carisma y melisma de sobra. Pregúntale a su legión de fans femeninas, que lo consideraban un símbolo sexual al final de su carrera.A pesar de toda su promesa, la carrera musical de Bland se encendió lentamente. Fue miembro fundador de Beale Streeters, la legendaria agrupación de Memphis que también incluía a B. B. Rey y Johnny Ace. Singles for Chess en 1951 (producido por Sam Phillips) y Modern the next year bombed, pero eso no impidió que el DJ local David Mattis cortara Bland en un par de singles de 1952 para su incipiente logotipo de Duke. El estilo de llanto atormentado de Bland todavía era bastante tosco antes de entrar en el Ejército a finales de 1952. Pero su progreso tras su regreso en 1955 fue notable; con la banda del saxofonista Bill Harvey (con el guitarrista Roy Gaines y el trompetista Joe Scott) proporcionando un apoyo chisporroteante, la voz segura de Bland en el presumido «It’s My Life Baby» suena como el trabajo de un hombre nuevo. En ese momento, Duke estaba encabezado por el empresario de Houston Don Robey, quien proporcionaba bandas de primer nivel para sus artistas. Scott pronto se convirtió en el mentor de Bland, enseñándole pacientemente las complejidades del fraseo al cantar canciones sofisticadas (en 1962, Bland cantaba creíblemente «Blue Moon», muy lejos de Beale Street).La mayoría de los lados salvajes del blues de Texas de Bland durante mediados y finales de los años 50 incluían la guitarra de Clarence Hollimon, notablemente «I Smell Trouble», «I Don’t Believe», «Don’t Want No Woman», «You Got Me (Where You Want Me)», y las tórridas «Loan a Helping Hand» y «Teach Me (How to Love You).»Pero los insistentes riffs de guitarra que guiaron el primer éxito nacional de Bland, driving «Further Up the Road» de 1957, fueron aportados por Pat Hare, otro vicioso recolector que finalmente moriría en prisión después de asesinar a su novia y a un policía. Más tarde, Wayne Bennett se hizo cargo de la guitarra, su elegante calado prominente en las enceraciones Duke de Bland a lo largo de gran parte de los años 60. Los fundamentos evangélicos inherentes a la poderosa entrega de Bland nunca fueron más evidentes que en la salida de 1958 «Little Boy Blue», un tour de fuerza vocal que exprime cada onza de emoción de la balada moledora. Scott dirigió su carga hacia un material más suave al pasar la década: las mezclas seminales de blues, R&B, y alma primordial en» I Pity the Fool», la canción escrita por Brook Benton» I’ll Take Care of You «y» Two Steps From the Blues » fueron tremendamente influyentes para una legión de futuros soulsters sureños. Recogidos en el LP de 1961 Two Steps from the Blues, produjeron uno de los largos clásicos del blues moderno.Los arreglos de latón llameantes de Scott aumentaron la emoción en los frenéticos rockeros de Bland «Turn on Your Love Light «en 1961 y» Yield Not to Temptation » al año siguiente. Pero el vocalista estaba aprendiendo sus lecciones tan bien que sonaba tan versado en soulful R&B rhumbas («Call on Me» de 1963) y baladas pulidas («That’s the Way Love Is», «Share Your Love With Me») como con un renacimiento de blues después de horas de T-Bone Walker «Stormy Monday Blues» que resultó ser un éxito pop muy improbable para él en 1962. Con «Ain’t Nothing You Can Do», «Ain’t Doing Too Bad» y «Poverty», Bland rodó a mediados de los 60, su estatus de superestrella no disminuyó ni un ápice. En 1973, Robey vendió sus sellos a ABC Records, y Bland fue parte del acuerdo. Sin Scott y su entorno familiar en el que apoyarse, los lanzamientos de Bland se volvieron menos consistentes artísticamente, aunque Su álbum de California en 1973 y Dreamer al año siguiente presumieron de algunos momentos agradables (incluso hubo un álbum con estándares country). El cantante se volvió a unir con su viejo amigo B. B. King para un par de álbumes de mediados de los 70 que no abrieron nuevos caminos, pero aumentaron aún más el perfil de Bland, mientras que su trabajo en solitario para MCA se fue acercando cada vez más a MOR (Bland a menudo ha expresado su admiración por el cantante pop ultra suave Perry Como).Bland comenzó a grabar para la discográfica Malaco Records de Jackson, Mississippi, a mediados de los años 80. Sus tubos reflejaban sin lugar a dudas los estragos del tiempo, pero sobrevivió como una superestrella del blues de primer orden, resurgiendo en 1998 con Memphis Monday Morning, y cinco años más tarde con Blues in Memphis. Bland murió en Memphis en junio de 2013 a la edad de 83 años. ~ Bill Dahl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.