Articles

Cuando eres la Única Persona Leal en la Relación

Se considera una virtud en nuestra cultura defender a los que nos importan. La lógica es simple. Cuando amas a alguien, apareces por él.

Esto tiene sentido.

La base de las relaciones es la confianza, y es imposible tener confianza sin lealtad.

Sin confianza, no sabes si la persona que te importa aparecerá por ti de la manera que necesitas. Las relaciones saludables nos ayudan a creer que a alguien le importa. Nos permiten sentirnos física y emocionalmente seguros en este mundo impredecible.

¿Qué sucede cuando la lealtad solo fluye de una manera en una relación?

En las relaciones desequilibradas, a menudo se espera que seas leal mientras que la otra persona no corresponde a este rasgo. En estos casos, las reglas de lo que constituye lealtad pueden incluso cambiar regularmente para adaptarse a la persona «a cargo» de la relación.

La lealtad se convierte en el acto de acomodarlos. Cuando te encuentres en esta situación, ten cuidado. Tu virtud está siendo usada para controlarte.

Cuando alguien espera lealtad de ti pero no está dispuesto a devolverla, te está diciendo lo que espera de la relación. Quieren usarlo, pero no quieren ayudar a construirlo. Usted es el que se espera que haga el trabajo pesado.

Para esta persona, existes para servir a una función en sus vidas, y eso hace que sea fácil disminuirte.

Cuando alguien espera lealtad de ti sin corresponderte, lo que realmente quiere es el control de la relación. Vemos que esto ocurre en todo tipo de dinámicas.

Sucede en las familias, en las amistades, y ciertamente vemos esta toma de poder en las relaciones románticas.

Tal vez sea hora de cuestionar tu rol.

Esto no significa que debas dejar de atenerte a tu propia brújula moral. El mal comportamiento de otra persona no tiene que dictar cómo te comportas. No estás obligado a rebajarte al nivel de nadie.

En su lugar, podría ser el momento de reflexionar sobre por qué eres el único que honra tu relación.

A menudo nos encerramos en patrones dentro de las relaciones. Rara vez es algo bueno. La mayoría de las veces, estos patrones nos impiden abordar la toxicidad. La dinámica puede incluso volverse tan rígida que la única manera de crecer es abandonar la relación por completo.

la Lealtad debe ser correspondido. No puedes construir toda la confianza por ti mismo en cualquier relación.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Primero, pregúntate si sientes que puedes expresar tus quejas a la otra persona. Si tienes una sensación de hundimiento de que esto no te llevará a ninguna parte, eso en sí mismo es una bandera roja.

Significa que la relación ha fallado crónicamente en ofrecerte la igualdad y el respeto que mereces. Sin esos atributos, siempre tendrás que mantener la guardia alta y cuidarte a ti mismo en la relación.

Si eso es lo que la relación tiene, es todavía vale la pena mantener?

Las relaciones pueden complicarse, y cada uno de nosotros tiene una curva de aprendizaje. En el mejor de los casos, su ser querido estará abierto a reconocer que su comportamiento necesita cambiar.

Si la persona parece ser receptiva, busque cambios reales. Algunas personas mantienen el control fingiendo constantemente que lo harán mejor sin hacer realmente el trabajo duro que se necesita para cambiar la dinámica de una relación.

Si bien este es un resultado decepcionante, indica que la persona no está realmente lista para escucharte. Cuando aceptas esto, puedes tomar una decisión informada sobre su lugar en tu vida.

Con suerte, se producirán cambios. En ese caso, su relación se beneficiará de un mayor respeto y una mayor intimidad emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.